Me he bebido la vida,
Y he escupido sus colores.

Y me han sobrado razones,
Para devolverle motivos.

Si al final se acaba esta función,
A mi no me miren,
Soy un puro espectador.

Diálogos I

– ¿Quieres café? –
– Ahora mismo no, gracias, no me apetece café –
– Bueno, siéntate si quieres –
– Gracias –
– Sabes que vamos a vender la casa,  ¿verdad? –
– Sí, aunque me jode que no me hayáis comentado nada antes –
– No es tu casa –
– No, pero fue mi vida –
– Por favor, no seas tan víctima, es solo una casa –
– Ya, pero fue mi casa, mi vida, mis recuerdos –
– No es para tanto –
– Puede que tengas razón, menos peso en mis recuerdos –
– Otra vez, no seas tan extremista –
– Qué vas a saber tú… –
– Sé que ahora mismo nadie viene por aquí, que la casa esta que se cae y que hemos conseguido que nos den cuatro perras por ella –
– Haz lo que quieras –
– Estás imposible hoy –
– No lo comprendes, es perder lo poco que me queda, es dar la espalda a los recuerdos –
– Tienes todas tus cosas, ¿no? –
– Sí claro, pero no es lo mismo –
– ¿Quieres un poco agua? –
– Sí, gracias –

There’s still hope
In your heart.

And dream,
Dream out loud,
Dream until there is no more to be.

Because you are the best,
The best thing,
That could happen to your life.

And so there it goes,
another stone on a lake,
another stick on the fireplace.

Time’s running out,
and memories get lost,
on an endless summer dusk.

So it went away,
stealing words,
from a lonely soul.