Recuerdos para un bolsillo roto

El café se enfriaba en la mesa.
Junto a él, una cajetilla de Marlboro light y un mechero se calentaban al sol.

Introdujo la mano en el bolsillo del pantalón y rescató una libreta de pequeñas dimensiones y un lápiz desgastado.

Abrió de nuevo la última página escrita y continuó, ensimismado, con su trabajo matutino.

Al pasar a la siguiente página una fotografía antigua se desprendió de la libreta. En ella se observaba una señora mayor con un niño de cabellos rubios y una niña sonriente de pelo negro.

Desplazó la mirada al infinito y recordó cómo y cuándo se tomó esa instantánea; y dejó volar su memoria hasta los días inocentes de su infancia.

Tomó un sorbo del café y sacó un cigarrillo de la cajetilla.