En la cúspide de la noche,
cuando el silencio se acurruca a tu lado con sus pies fríos,
es cuando tus ideas,
tus miedos y tus dudas,
cobran vida a tu alrededor,
danzando a un ritmo frenético,
sin fin,
sin sentido,
sin motivo.