Lo de dentro

Y soñé,
con un mundo indefinido,
albergado en el vacío,
donde mueren mis motivos.

Y perdí,
el tiempo que pasé a tus pies,
las trazas que dibujan tu piel,
veneno que marchita la vida.

Y de este callejón no hay salida,
siempre me vuelvo a perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *