And so there it goes,
another stone on a lake,
another stick on the fireplace.

Time’s running out,
and memories get lost,
on an endless summer dusk.

So it went away,
stealing words,
from a lonely soul.

El tiempo pasar

Hoy vi al tiempo pasar,
y no me dirigió la mirada.

Me quedé observando su avanzar,
sentado,
tranquilo,
en el sofá.

Se marchaba sin querer,
sin pudor al caminar,
sin saber su destino,
sin un simple quejar.

Dobló la esquina,
y se fue.

Y no pasó nada.
Ni un llanto,
ni una brisa inesperada.
Nada.

Presioné el botón de encendido del televisor,
y esperé.
Esperé a ver de nuevo el tiempo pasar.