las manos

Lentamente se separaron,
las manos al aire
y las yemas rozando despacio.

Los dedos se buscaron,
un segundo,
entre el frío del ambiente.

Y se alejaron,
en silencio.

Cabizbajos y desnudos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *