la luz de la mañana

Se desliza entre los dedos,
como arena escurridiza,
sin parar.

Se tuercen las palabras,
perdiéndose los gestos
y las miradas.

La vista apartada,
nubla la mente
y entristece el alma.

Se fue,
y se va,
la luz
de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *