hoy no es ayer

Y así,
el tiempo sucedió impasible,
navegando imparable
a un destino incierto.

Surcaba por su camino
el fin de cada segundo
impávido al lento
avance de tan voraz
depredador.

Futuro que acecha
a un pasado maltrecho,
a camino de un presente
de aire condescendiente.

Hoy no es ayer,
pero seguro que no fué mañana.