la lámpara gris

lámpara
lámpara

Y vuelve a suceder.
Recoges las cosas y las guardas en el cajón (ese mismo cajón en el que intentas guardarte a pedazos pero que nunca es capaz de albergar más allá de un suspiro). Levantas la cabeza, inspiras hondo y clavas la vista al frente.
Vacío.
Te absorbe una pared en blanco. Miras el relieve descuidado y algo descolorido, imaginando que la lámpara es el sol, que el relieve es la luna, y te pierdes entre dunas de formas microscópicas.
Vuelves en ti.
El sonido del motor de la nevera produce un efecto somnífero que poco a poco se va adueñando de tus pensamientos. Y entonces, echas a volar.
En estos momentos es cuando, misteriosamente, logro ser feliz. Y digo feliz, con sus cinco letras. No esa idea precocinada aceptada por la sociedad dónde tu vida forma parte de un circo de marionetas.
Sueño con cosas imposibles, me imagino mil mundos diferentes, en los cuales soy capaz de sonreír sin esfuerzo.
Y de repente, cual sartenazo vulgar, me evado de mi mismo, consiguiendo una distancia kilométrica (a años luz de mi mismo, en otro plano, en otra vida). Me observo con detenimiento, y recaigo en todo lo demás.
Soy como una partícula de polvo, de las que gustan pasearse entre los rayos de sol de las mañanas de primavera, por esos pisos de paredes altas y ventanas sucias y antiguas.
Me veo como una línea serpenteante, con un pasado descolorido, un presente desdibujado y un futuro debilitado.
Tomo consciencia de mi nueva situación, y soy capaz de entender todas las cosas que me atormentan de madrugada. Con nostalgia le digo a mi proyección que estoy muerto, de la misma manera que una nuez está viva.
Separo de mi cualquier vestigio de sentimiento que se pueda albergar, tornándome transparente, que no invisible.
Desearía estar así indefinidamente, viendo cada segundo como un sinfín de notas divergentes en una partitura escondida.
Un golpe me sacude de nuevo dentro de mi mismo.
Una lágrima recorre mi mejilla, más por inercia que por ganas.

Miro de nuevo la lámpara gris, con su estructura gris y su base gris.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *