el salto de la libertad

Sabía que el día acabaría,
dibujaba sus sonrisas a medio hacer,
cual doliente a su merced.

La luz de la ventana,
caminaba a su costado,
fingiendo atención,
mientras le robaba cada segundo,
de su inmenso pasado.

Y saltó entre las nubes,
caía en picado,
salpicando cada uno de sus sueños,
con el silencio de su legado.

No miraba la distancia,
se sentía libre mientras la vida,
se le encogía de agonía.

Suspiro un momento,
justo cuando el lamento,
de su tenue corazón,
impactaba contra el pavimento,
esparciendo libertad,
cual leche sin tazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *