derrumbre cerebral

No existe paraíso entre palabras,
ni el dominio del sol.
Ni siquiera el pasado resulta,
un futuro mejor.

Comprendía en singular,
sin femenino al que rogar.
Un café bien cargado,
unas sábanas por planchar.

Si las noches de verano,
ocultan un velo al madrugar,
¿que traerá el otoño,
si viene sin avisar?

Un mullido lecho,
hojas finas en el portal.
Las hebras cunden satisfechas,
la repisa de cristal.

Quieren que lo inanimado,
recupere su lugar.
Pero cada reflejo callado,
inunda de color el delantal.

Si no ruedan las horas,
ignorad el despertar.

Negro

No puedo negar la tristeza que contamina mis fluidos como una plaga a una cosecha.
Ni siquiera una luz indefinidamente distante ilumina por casualidad algún rincón de mi cabeza.
El negro domina, la ausencia es palpable.

Un golpe suave en el pecho marca el compás en una orquesta que pierde su ritmo.
Melancolía dulce cual pastel a un pobre mendigo.

Si de fondo se oyen rumores, ni los entiendo.
Mis ojos pesan demasiado para seguir hablando con fluidez.

Y de repente, dolor.
Un dolor intenso, más allá del plano físico, una sensación de pérdida invariable.
Ajeno a cualquier deseo, mi cuerpo se marchita lentamente, alcanzando un estado de ingravidez.
Siento como mi piel se desgarra por dentro, arrastrando con ella un sinfín de lamentos.

Intento gritar mi nombre, pero soy incapaz de recordar cual era.
Estallo en un mar de lágrimas invisibles, aferrándome indiferente a cualquier recuerdo, persona o sentimiento consistente.

El frío se apodera de mis manos, con un suave sabor férreo en la punta del paladar.
Intento volverme sensato, pero, por un segundo, vislumbro que está pasando: mi corazón ha dejado de latir.
Recapacito divagando en cada vocablo que llego a formar.

Espasmos que marcan un final.

Puede que hoy fuera un día sin más.

remember your face

And I lost everything,
trying to figure out what was doing then.

But nothing came to my mind,
I feel alone in this dark night.

Waiting for you to get here,
to close your eyes,
and tell me you’re not going anywhere.

So please hurry,
I can’t handle this feeling,
burning inside me,
burying my dreams.

With my eyes closed,
still flying around your nose,
falling again and again,
to the place we don’t belong.

And is so creepy here,
get your soul with me,
just one day,
as it never happen at all.

I promise to go away,
to find myself,
in the deepest site of all earth,
but happy to remeber your face…

unos labios

Me pierdo,
entre las decenas de personas,
que incurren en mi espacio.

A la deriva,
esquivando siluetas,
que ignoran mi desdicha.

Un paso más,
sigo mirando atrás,
olvidando los atajos,
que me llevaron a este lugar.

Busco entre mis cordones,
un silencio palpable,
una mota de polvo,
donde refugiarme.

Miro entre mis manos,
entre cada uno de mis hermanos,
los labios que me aprisionen,
en un nuevo despertar atormentado.

sin esperar nada a cambio

No podré negarlo,
fue otro fracaso premeditado.

Siempre me pierdo,
entre mis decisiones,
de antemano.

Colores naufragados,
diferentes fragancias,
de sueños inducidos.

Y en el fondo,
lo supe con seguridad,
esta noche solo hay oscuridad.

Aunque me convencen de lo contrario,
el reflejo demuestra convicción,
incluso siendo temerario.

Puede que la solución,
pase por sentirse más extraño,
sin esperar nada a cambio.

estampado con flores

Poco a poco la consistencia
de la situación
va perdiendo importancia.

La decencia personal
de la presencia etérea,
se reduce a simples suspiros.

Me desvanezco entre pensamientos
convirtiéndome en un objecto
más de la habitación.

Intento desaparecer
mezclándome con las sábanas
de la cama gris.

Y por la mañana negaré
haber siquiera pensando
en este nuevo amanecer.

en ningún lugar

La carícia de un café,
su sabor amargo,
el reflejo de tus labios,
verano en su atardecer.

Y se pierden sin amanecer,
entre suaves tañidos,
mis ojos vacíos,
te buscan sin querer.

Y al final,
cuando las fuerzas menguan,
soy incapaz,
de besarte sin más.

(ruego me perdonen,
por no ser un don juan,
cuando las palabras sobran,
me quedo en ningún lugar…)