Fin

Y al final todo queda apagado,
marionetas indecisas de sueños inacabados,
temblorosas doncellas en un cajón desgastado.

Tu reflejo se dispersa entre las nubes del pasado,
cual resquicio ondulante en un lago acristalado,
desvaneciéndose incesante con lamento acallado.

Si fuera preciso
condenarse al martirio
de saberse prohibido,
no contéis más conmigo,
puesto que de sentirme expuesto,
prefiero quedarme apartado,
y fingirme descompuesto.

Un adiós no comprendido,
demasiados besos en el mismo sitio,
el anhelo de tus manos en mis bolsillos,
tu aroma luchando por robarme todos mis vicios.

(Sabes que no puedo negarte
que en cualquier otra parte
me sentiré incompleto;
por los días contigo,
por lo vivido,
por haberte conocido.)

Temps

El temps que s’esvaeix
per follia de l’ànima,
fora aquell segon mateix,
que em deixares amb una llàgrima.

T’emportes mil petons,
mil paraules d’esperança,
per poder-ne gaudir,
si algun dia t’escau l’enyorança.

I dins de les hores,
que se’m perden en la distancia,
hi trobo perdudes,
les raons que tu no hi trobes.
(Amb tots els seus minuts,
que no gaudeixen de penyora,
un malson diürn,
saber-te aprop i no a l’hora).

I amb el temps es veurà,
si de fons la realitat,
m’acompanya la princesa,
bella eterna soledat.

espelma de matinada

Fes de la boca el teu aliat,
fes-me de la teva carn presencia,
i deixa les claus de la paciència,
a la vora del matalàs.

Una veu propera,
aprofita l’avinentesa,
per recordar-me,
el que val una promesa.

No hi ets quan et vull trobar,
i de nits mossego l’albada,
els batecs d’una persona amagada.

Fos que el temps dirà,
tot sempre torna al seu lloc,
més no se on pararàs.

Entre els mots que son teus,
espero hi trobis resposta,
al mirall que fa temps no veus,
la teva bellesa encisadora.

el último vals de la nena

Tus labios empapados,
mis dedos al azar,
tus ojos perdidos,
en una copa por llenar.

Las noches blancas,
esquinas por doblar.

Una despedida
se prolonga perezosa,
entre sábanas de dudas
y botellas de sinceridad.

El aire susurra tu nombre,
los martes son soledad.

Se pierde el tiempo,
en su propio hogar,
tu fragancia, despacio,
se apodera de la tranquilidad.

Y bailamos tu y yo,
una canción por cantar.

Hoy vas más allá,
café con leche y poco más,
tu reflejo apalabrado,
se queda en tu lugar.