mil

Mil infiernos fueron necesarios,
para callar las olas del mar;
y otros mil pecados inciertos,
para arrebatarle la luz a la oscuridad.

Mil suspiros desconsolados,
surcan el pasado en libertad;
mueren mil doncellas,
con sus príncipes por llegar.

Y de estos mil años por desperdiciar,
he decidido amablemente donar,
todos los que me sobran,
para no dejar de soñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *