ende

Como la melodía de una canción
a la que se le va marchitando la letra,
como las horas en ese rincón,
soñando despierto sin poder dormir.

Fugaces los días a tu lado,
se van deslizando insensatos,
surgen recuerdos inoportunos,
y se mueren sin poder respirar.

Y he mirado el techo esta noche,
a ver si encontraba algún recodo despistado,
suficiente para hacerte algún reproche,
y apagar la luz del pasado.

He decidido condenar estas palabras,
y regalártelas con cuidado,
son las últimas que desperdicio en tu nombre,
no quiero volver a escuchar tus labios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *