Puedo escribirte

Puedo escribirte una luna llena,
o el resquicio de un corazón que anhela.

Puedo dibujarte con palabras,
un caballero que salva damas.

Podría pintarte la más bella sonrisa,
o el triste final de una melodía.

Describiría una tarde soleada,
recordada en el marco de una alma castigada.

Inundaría tus oídos de historias pasadas,
aquellas que poco a poco desgarran las lágrimas.

Pero soy incapaz de explicarte con mi boca,
el suave color de una caricia dudosa,
o el aroma de tus dulces labios carnosos,
bañados del sabor agrio de tus derrotas.

el balcón de mi ventana

Me asomo a la ventana,
mientras, con la mirada ensimismada,
escucho una canción de una época pasada.

La gente deambula sin interés,
creo que todo va del revés:
los niños piensan en crecer,
los viejos en rejuvenecer.

Esa chica le sonríe,
el otro le dice que no le olvide,
y yo desde esta postura,
me río de su inocente locura.

Las horas bañan mi vagancia;
yo nací para ser dueño de la ignorancia,
y contarle al cielo su belleza,
y dormir con la luna sobre mi cabeza.

Sin embargo la velada se acaba,
recojo mi cuerpo,
y lo meto en agua templada.

Creo que mañana sufriré una derrama,
de volar hasta muy alto,
y sentir mi alma aprisionada.

rimas y versos

He infringido el delito más perverso,
he violado la métrica de este verso,
buscaba simplemente una rima consonante,
que vacilara con la música a un ritmo constante.

Y de cada una de las silabas,
que yacen en mis palabras perdidas,
he rescatado innumerables vocablos,
para combinarlos en tiempos versados.

He retado a una rima,
a que me siga por esta estrofa,
si distingue cuartetos en estas líneas,
o son pareados sin demora.

Próxima parada: Penitents

Y he perdido el tiempo observándote distraída, mientras en un gesto de discreción paseaba mi mirada por el resto del vagón.
He posado mi atención en el color de tus ojos, desglosando cada centímetro de tu aceitunada piel al antojo de mi curiosidad.
Y es gracioso como en el transcurso de mi recorrido suburbano, te he imaginado desnuda de mil y una formas.
Puede que hasta te haya anhelado recostada en un costado, abrazándote a la almohada; recorriendo con placer cada recodo de tu cuerpo.
Y en tanto que anonadado, por un segundo me he sentido cautivado, el tiempo necesario para que tú desplazaras tu visión hacia donde yo reposaba soñando.
Me he sonrojado, levemente. En un intento de mantener mi compostura he cambiado mi punto de vista, para verte reflejada, de un color más apagado, a través de la ventana del receptáculo.
Tan sólo has divagado un segundo por mi lado, mientras yo seguía tus ojos como iban saltando por el mobiliario ferroviario.
Quisiera haberme acercado, de forma despreocupada, a sentarme a tu lado, para así aprovechar el momento dado para armarme de valor a preguntarte “hola, ¿quieres ir a tomar un café este sábado?”.
Pero únicamente me he quedado cabizbajo, esperando a que el tren volviera a su letargo, abriera pausadamente sus blancas paredes de plástico desgastado, y me expulsará como un feto mal formado.
Es curioso, cada día el mismo resultado: cambias de rostro y de encanto, pero siempre queda mi imaginación para sacarle punta con fascinación a cada uno de tus legados.

Plou

Plou aquesta matinada,
puc veure com als vidres se’ls escapa l’ànima,
per cada gota que viatja sense bitllet per la seva superfície,
acaba morint de goig en tocar la planura sense malícia.

El soroll inquiet de la tempesta,
dança dins el meu cap al só d’una orquestra,
indefinida d’instruments heterogenis,
infringida per notes que no tenen cap consistència.

He despullat el meu esperit,
i l’he abandonat al remor de la pluja,
com si fos un animal ferit,
buscant la tendresa d’una mare eixuta.

I mentre l’aigua s’escorria per la meva pell,
he deixat anar tota l’angoixa que m’impregnava,
mentre suaument pensava:
“tan de bó pogués endur-me l’essència al meu cabell”.

Quan han vingut a despertar-me,
els rajos de sol em cercaven amb nostàlgia,
jo romania adormit sobre la terra mullada,
somiant de nou amb perdre’m dins la nuvolada.

Fuiste princesa

Sigues todavía pensando,
en aquel día cuando perdías el rato,
con tus manos infantiles susurrando,
débiles palabras a un gato.

Vives aún en un retrato,
al óleo y sin un buen marco,
manchas la tela con arañazos,
y te refugias de nuevo en tus llantos.

Y del cristal del armario,
has gritado mi nombre en silencio,
y cantas en mi ausencia,
todas las notas que desean mi presencia.

Fuiste princesa, preciosa,
y te mueres cada día como una reina sin gloria.

Fuiste la luz del alba,
y te desvaneces cada vez más olvidada.

what’s worth

Why can it hurt so much,
when it’s nothing deeper?
Why can pull my tears out,
when it does not speak?

At the end,
what’s lost is my self-esteem,
and nothing in between,
can raise my sun again.

And I’m confused,
as I’ve been all the year through,
and I can’t keep my head up,
I didn’t find out any cure.

I’ll be dead,
as I was born,
with too many eyes,
looking for my soul.

(I’m not asking to be loved,
I’m just pretending to get back what’s worth,
but too different paths and no one to talk,
make too many wishes and just one shot)

Flipy

Flipy es un tipo raro,
no llora, me ha confesado,
dice que se ha olvidado,
del sabor amargo de las lágrimas en sus labios.

Y sin embargo, algo le está matando,
él lo sabe y no quiere contarlo,
se esconde en historias que va creando,
se excusa en palabras que va maquillando.

Pero yo sé que le atormenta,
lo mismo que le sacude en las noches inquietas,
aquello que le roba minutos de aspereza,
lo único que no consigue quitarse de la cabeza.

Y su mundo va girando,
como una noria sin freno de mano,
los días pasan y todo va cambiando,
y él observa y asiente callado.

Ha visitado lugares extraños,
en busca de soluciones a problemas no planteados,
y ha encontrado risas amargadas,
ceñidas al color de la mañana.

Pero hoy le voy a proponer un trato,
“tu deja de escribir tu llanto,
y yo te enseño a vivir soñando”.

Creo que por fin lo ha captado,
ya se acerca cabizbajo,
parece un poco ensimismado…

one again

May the rain warm the night,
to keep your eyes out of the dark,
as I carefully take your hand,
while we dance through the stars.

Sweet child, get close to my eyes,
I want to die before the sun raises in the land,
to be next to you any other time,
your dreams come to my life.

Give me the strength to remain calm,
even when I feel you down,
and let me touch your heart,
to be one again.