sin retorno

He odiado las horas,
que marcas desgraciado,
he sufrido mi letargo,
en tu cara de soslayo.

No me grites más minutos,
no puedo con tus sonidos,
impacientes marcan ritmos,
imperceptibles para mis oídos.

Aborrezco tus segundos,
huye de mi ignorante,
que tu no vives cada paso,
como si fuera un fin constante.

Olvida los días,
te los regalo a tu antojo,
disfruta con tu cuerda,
de mi locura sin retorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *