pintado en la nuca

Juzgas cada gesto,
esperando encontrar ese pequeño defecto,
que consiga derrumbarme a mi tumba,
y poco a poco me consuma!

Hablas cada día,
como si fueras la única que sufre,
el trastorno que ofrece con dulzura,
la vida mientras se desvanece!

No me mires con simpatía,
puesto que que he descubierto en tu empatía,
el milagro de mis disculpas,
que ocultan todas mis conductas.

Puede que esta vez,
no seas la última,
creo que tengo un reflejo,
pintado en la nuca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *